lunes, 6 de junio de 2011

La Abundancia De Ofrecer


Muchos nos quedamos en el camino fijando una ganancia fija a cada acto que hacemos. Esto hasta en cosas del alma, el espíritu y el amor. Buscando a cada momento que nuestros actos tengan una recompensa. Hemos traído el capitalismo a todo lo que hacemos. Asignándole así pautas fijas a la existencia. Inclusive hemos sido hipócritas con nosotros mismo acercándonos a grupos y sus prácticas con el propósito de buscar en la mayoría de las veces atraer el valor monetario a nuestras vidas, más allá que el valor espiritual.

El secreto y su comercialización es un ejemplo de ello. Su propagación y su existo no es porque nos prometan crecimiento espiritual, si no porque nos trae la posibilidad de crear los sueños y deseos de nuestras personalidades. Un éxito que técnicas que puedieran elevar nuestras conciencias a Dioses no han logrado, ya que su beneficio es el enriquecimiento del Ser no de la personalidad y sus egos.

Esto no significa que hay que condenar o juzgar a los que disfrutan de los placeres. La vida es un proceso donde todo tiene su propósito aunque sea ser el de vivir en la ignorancia de la ilusión pasajera. Pero para los que realmente estamos buscando un avance e ir por encimas de las fluctuaciones de la felicidad y el sufrimiento, el adherirnos a esta creencia de la expectativa y recompensa va ser un gran obstáculo.

Amar desde la mente, servir desde la mente, crear desde la mente es estar sumergido en la dualidad. Amamos desde la mente y en la más mínima excusa de diferencia con el otro entra la contraparte del amor: el rencor y el conflicto. Algo inevitable que sucede porque todo lo que crea la mente es dual es polarizado y su creación siempre tendrá esta condición, una parte no puede subsistir sin la otra. La mente está condicionada a un intercambio lógico e intelectual basado en las construcciones de su personalidad.

Servimos desde la mente y cuando no existe recompensa nos sentimos traicionados e inútiles. Por que el fin del ser segun lo explica Drunvalo Melquizedec de manera simple es que toda creación de la mente tiene un opuesto, que científicamente se ha probado. La mente atrae lo positivo y lo negativo en el mismo instante. Esto explica de manera sencilla por que la felicidad es pasajera por que la tristeza también lo es y todo es dualidad creada por la mente que nunca tendrá estabilidad alguna o permanencia.

Pero sin embargo existe otra manera de servir, de amar, de crear. Esto se puede lograr a través del amor incondicional que no habita en la mente si no en el corazón. Un lugar donde la creación no tiene contrapuestos por que no tiene por su puesto expectativas ni conceptos. Amor incondicional la herramienta más poderosa para servir a otro y aquella que nos dará justamente lo que necesitamos.

Sixto Paz nos habla de esto de otra manera. Podremos tener lo que necesitamos si lo hacemos por amor si; por el bien común. De esta manera aquellos creemos, se mantendrá de manera permanente en nuestra vida. La mente puede crear pero el otro polo entrara en acción y limitara aquello que hayas deseado.
Existen ejemplos por todas partes; cuantas veces no hemos visto personas que tienen una abundancia monetaria, no ser felices, son tan desgraciados que han decidido suicidarse. Pero cuantos otros han compartido su riqueza sin ningún motivo de ganancia tangible y se han ganando el amor y el universo sigue fluyendo con corrientes de abundancia en todos los aspectos de su vida. Quien no ha escuchado historia de personas que han creado organizaciones para la ayuda al prójimo y siempre han tenido lo necesario para cumplir su misión ayudando a todo el que necesite. Pero cuantos dictadores millonarios han sido derrocados después de años de abundancia extremas perdiendo sus riquezas, su familia y su vida.



Debemos abandonar el hacer por recibir. La mentira de la fama y el reconocimiento. El simbolismo de que con dinero podremos ser más espirituales. Maharaji Vivekananda deja claro que la clase media es la clase con las condiciones necesarias para poder llevar un crecimiento espiritual sostenido. El hombre pobre se preocupa por el plato a su mesa constantemente. El hombre rico con todo resuelto no tiene la cantidad exacta de problemas y situaciones que una persona de clase media tiene que enfrentarse para su evolución espiritual, y muchas veces también está lleno de preocupaciones de cómo mantener sus riquezas. Al final no tiene el balance de una persona de la clase media para la creación de la piedra angular.

Así que de otra manera demostramos que estamos en el lugar que necesitamos estar, que la abundancia es una cuestión de perspectiva más allá de ser una definición de la cantidad de dinero que podremos tener en el banco. Y sobre todo que las riquezas están en lo que podemos ofrecer, en crear desde el corazón y poder observar que tenemos las condiciones exactas para poder ser parte de un cambio de conciencia donde unos serán protagonistas y otros solamente espectadores. Al final de que vale tener si no podemos ofrecer.

P.D. Cualquier conflicto que le pueda crear este articulo es por que aun tiene conceptos y construcciones sobre el tema. El crearle conflictos no es la intención del autor.
Publicar un comentario en la entrada