La importancia de un Guia

Cuando Gautama el Buda estaba muriendo Ananda le reprochaba que lo abandonaba sin aun haberlo ayudado a iluminarse. Pero Gautama le repetía te tienes a ti mismo. Esa noche Ananda lloro desconsoladamente pero al soltarlo todo hasta la fijación por su maestro se ilumino al amanecer. J. Krishnamurti solía decir que el maestro o guía era el obstáculo del discípulo a iluminarse por que ponía la responsabilidad de lograrlo totalmente en el.

 
 

Por tal razón muchos han decidido buscar la luz por sus medios, ya sean libros, asistiendo a grupos de buscadores, talleres, "Life Coaching", en general situaciones que hablan de la fuente pero que no son la fuente. Aunque insistan en que Dios se encuentra en cada uno de nosotros realmente no lo pueden reconocer si no es uno que llena sus expectativas de un ser realizado sin ni tan siquiera poder definir lo que es realizarse tienen un arquetipo de cómo debe ser. Prefiriendo muchas veces seguir aquel que lo alaga y le habla bonito que aquel que lo hace sentir demasiado humano y burdo. La perfección del guía lo hace sentir culpable por llevar una vida de imperfecciones la cual no quiere cambiar, porque antes los demás es aceptada y más vale agradar al hombre que son muchos que ser de los pocos que buscan agradar a dios.

 
 

Aquellos que pueden tener la oportunidad de encontrar a alguien que con tan solo tocarte te puede dar paz y mostrarte profundidades de Dios. Es más que un tesoro porque mientras estemos operando dentro de una personalidad con deseo la mejor carnada para motivar el ego a abandonarse así mismo es la satisfacción de sentirse libre. Además que tenemos la debilidad de que si la perfección no se representa en carne viva ante nosotros, si los sacrificios no muestran los frutos es fácil buscar excusas para desalentarnos. La imagen de lo que queremos ser nos da la humildad suficiente para bajar las defensas del ego y permitir entrar la luz de las palabras del guía. Nos obliga a autoevaluarnos y muchas veces a compararnos con las actitudes y reacciones de nuestro guía.

 
 

Un guía no es un "Life Coach", el guía es presente sin dualidad, predecible en alto grado en su conducta por que todos tenemos una buena idea de cómo es conducirse idealmente aunque muchas veces la obviamos porque no nos ayuda a los fines del deseo . Un "Life coach" aun está atado al mundo, aun bebe, aun se relaciona con conductas que no son puramente del ser aun maya lo atrae. No existe diferencia alguna entre un Life Coach, un sicólogo o un siquiatra todos operan desde la mente y ninguno de ellos operan desde el ser o conciencia universal. Puedo decir esto con toda seguridad y sin miedo a generalizar porque en miles de años solo logran encontrar ese camino uno o dos y generalmente lo encuentran por una disciplina de vía directa hacia dios no en una materialista de cómo adaptarnos a la vida.


 

Pero aunque encontremos a un guía tenemos que saber que la responsabilidad de lograr la meta ultima es de nosotros. Que el dedo solo puede señalar la puerta pero que nosotros somos los que tenemos que caminar hacia ella. Amar incondicional no es echar nuestras cargas sobre el otro es dar sin esperar ayuda. Esta es la relación de maestro discípulo el que ambos se dan sin esperar nada a cambio y tanto es el amor que la entrega los hace uno.

 
 

Así que aquellos que pueden encontrar un guía con algún nivel o mejor aun uno realizado tiene un gran regalo que le envía un mensaje claro y fuerte el maestro aparece cuando el discípulo está listo. No desperdicien la oportunidad.


 

Namaste..

0