El Gran Reto De La Amigabilidad

Cuando Osho describió este nivel de relación más allá del amor filial comprendí que este era mi camino. Cuando él lo referencio con la enseñanza de Siddhartha Gautama no me quedo la menor duda que no estaba loco. Siempre he visto la amistad como una oportunidad de dar sin esperar, siempre he visto la amistad por encima del amor filial. Siempre he aceptado los defectos de estos y aunque no obren como otros esperaran que debían obrar como amigos fieles y leales no los culpaba ni los rechazaba porque conocía que no eran perfecto y entendía la naturaleza del inconsciente de competir con todo lo que le rodea aunque trate de hacerle bien.

Osho explicaba que existía algo que se llama la amigabilidad. Este estado más grande de lo que conocemos como amor, específico esto nuevamente, más grande de lo que conocemos como amor. Esto significa que no tenemos idea de lo que es amor y lo estatus en las redes sociales lo demuestran a diario, pero esto no significa realmente que exista algo más grande que el amor si no que existe algo más grande de lo que creemos que experimentamos como amor.

La amigabilidad según Osho apoyado por Gautama es el nivel en que se relacionan una persona con otra con el solo propósito de dar, de ayudar, de cuidar, de comprender, de proteger el cual lo único que pide a cambio es que ese ser este ahí dispuesto a recibir. Ellos explicaban que el estado de conciencia de un iluminado o un ser realizado ve al otro como una oportunidad de dar una oportunidad de sacrificar sus deseos para llenar las necesidades reales del otro y tener compasión de las ilusorias e invirtuosas. Ambos consideraban que una relación de pareja pocas veces llenaban estas cualidades. Por ser lo que krishnamurti llamaría relaciones llena de violencia. Violencia por el constante esperar, obligar, demandar una reciprocidad a lo que ellos habían invertido. Violencia porque el otro tenía que satisfacer unas expectativas para que sus propias sean satisfechas.

Sin embargo la amistad podía tener cualidades de compartir solo compañía. De respetar perspectiva sin intentos de cambios de visión o ideas del otro. De permitir libertad aunque sitiera que no era lo correcto lo que el otro emprendería y de honestidad reciproca de escuchar y hablar cosas que pudieran ser dolorosas y ofensivas según el ego de cada cual.

Siempre he visto la amistad de esta manera aunque para muchos esta manera de ver la amistad es demasiado riesgosa para su entendimiento. Yo tuve muchas situaciones de traiciones y competencias en contra de mi persona con personas a las que había escogido como amigos y que aún hoy los sigo considerando como amigos si el tiempo y el espacio los pusieran cerca de mí. Yo los escogí, los conocí sabia como eran cual eran sus debilidades y aunque muchos cayeron en ellas ya los conocía como eran, los aceptaba como eran. ¿Debía de despreciarlos porque se fallaron a sí mismo? Eso no es amor, eso no es amigabilidad, eso es creer el cuento que es mejor tener una relación pasional con su esposa que una relación de amigabilidad con ella. Eso es creer que somos lo que creemos que somos y que las relaciones son como ir al mercado, bienes y servicios.

Toda relación es vulnerable y es riesgosa pero toda relación es una oportunidad de amar de una manera real. Osho dice que el amigo de la persona inconsciente la mayoría de las veces es su peor enemigo al que más teme. Él sabe todo de ti, él tiene o no tiene mejor vida que la tuya. Cada victoria de él te hace sentir menos o la desprecias. Sabes tanto de él y lo admiras tanto que quisieras ser como él y al no poder terminas envidiándole y deseándole no siempre lo mejor. Pero esto no es una regla de todos. Muchos tenemos amigos sinceros que realmente llegan al nivel de amigabilidad, otros solo quieren un intercambio y pocos solo queremos tener la oportunidad de ayudar y depositar todo la buena voluntad y amor en alguien que llamamos amigo. ¿Cuál de todos esto eres tú?

0