DALAI LAMA ¿Un Hombre Comun?



Hoy mientras miraba la película “10 question to the Dalai Lama” me preguntaba que los hombres más increíbles son los más humildes y tan poco comunes que la mayoría de los que se piensan especiales los tomarían como loco. En este documental una y otra vez el hombre repetía que era un hombre normal, pero muchos hipócritas pueden decir esas palabras, este hombre normal refirmaba sus palabras con sus actos que ridiculizaba aquello que muchos toman como la formalidad de la religión.
Siempre con una sonrisa y carcajada de niño un hombre normal que no se tomaba nada en serio y que cuando se equivocaba se retractaba en el momento con humildad y aceptación. La compasión y el entendimiento de su rol como el primer Dalai Lama exiliado por un comunismo sin Dios le habían alejado de su mayor deseo “Retirarse de todos como animal herido y dedicar toda su energía a la espiritualidad”. Pero él sabía que a pesar que su despego a lo material siente que el budismo tibetano tiene un gran valor para la humanidad y que su cultura debe de continuar aunque entiende que muchas tradiciones innecesarias como las castas y cosas tan atrasadas como que una viuda no puede volverse a casar debían ser olvidadas en el pasado. Desapego perfecto a comparación de las instituciones de la religión dominante de este hemisferio profesada no por palabras si no por actos. El Dalai Lama fue reconocido con el premio Nobel de la paz que consiste de reconocimientos pero también de 1 millones de dólares que minutos después de haberlo recibido está repartiéndolo a fundaciones dedicadas a combatir el hambre. Sabemos y conocemos que existen reverendos e instituciones que hubieran utilizado ese dinero en otras cosas sin generalizar pero las mas que menos.
La película traducida al español se llama las 10 preguntas al Dalai Lama por que la persona que la produce tiene una entrevista con el Dalai Lama que en general se compone de 10 preguntas con un máximo de 45 minutos. Una de las preguntas más importantes que le hizo el productor después de haberle dado datos de su trayectoria la cual incluía diferentes países entre ellos Jerusalén era por que las personas pobres se veían siempre más felices que las ricas. El Dalai Lama le dijo sin vacilar porque su vida era más sencilla porque solo tenían que preocuparse por llenar su barriga y después de eso nada más importante. El hombre rico tenía su cabeza llena de preocupaciones de cómo hacer más de cómo lograr más una vida más complicada.

Otra pregunta interesante fue hasta qué punto el profesaba la no violencia. Si dictadores como Stalin, Hitler entre otros fueran a asesinarte aun la filosofía de no violencia seria apoyada por usted. Él le contesto la no violencia es hasta que tu vida esté en peligro solo usar violencia si es no hay otra manera en ese momento presente en ese preciso instante para solucionar el problema porque después de muerto no lo podrás solucionar con no violencia. Pero a pesar de esto el Dalai Lama promulgaba el perdón a sus invasores cuando cuenta un monje entrevistado que fue torturado por el ejército chino y vio como asesinaban a otros frente de ellos monjes y no monjes.



Él tuvo una entrevista con el Dalai Lama y le decía que no quería ser más monje que quería tomar las armas para defender su lugar su familia su tradición sus amigos que la no violencia no funciona. El Dalai Lama le abrazo y le explico que solo la verdad es duradera indestructible que la violencia traería mas violencia que la manera de enfrentarlos era perdonarlos y sonreír y ser feliz. Dice que después de dos horas su vida cambio y lo único que hace es sonreír y ser feliz.

Un hombre normal repetía en muchas partes de este documental. Se podía ver su incomodidad cuando se le celebraban ceremonia porque él es un hombre normal. Se le pregunto si se debía los países imponer bloqueos a China y él dijo que no que se debía mercadear más con él y tratarlos bien porque somos interdependientes porque si destruimos al otro nos destruimos a nosotros mismo. El Dalai Lama el Loco con la suprema pureza he inocencia de amar cuando es odiado de perdonar cuando es juzgado y de reír cuando otros en su situación llorarían. Si el Dalai Lama es un Hombre normal es una pena que este mundo esté lleno de humanos poco comunes que aún no entienden la belleza de ser un hombre normal como el 14 Dalai Lama.
0