El árbol inútil que se convirtió en el más útil


Leí en algún libro de esos que te llenan mientras los leen un cuento que demuestra cual es el significado de ser útil para unos e inútiles para otros.




Una vez en algún reino un rey decidió remodelar los muebles de su castillo. Ordeno a sus artesanos y ebanista a crear nuevos diseños de muebles. Como el castillo era enorme tu vieron que usar casi todo el bosque para tener la madera suficiente. Un día un ebanista pasaba tan concentrado en su búsqueda de un buen árbol para cortar que tropezó con un hombre del pueblo que le pregunto que buscaba. El ebanista le dijo que un buen árbol para cortar, el hombre tratando de ayudar le señalo un árbol grande y frondoso que estaba en frente de ellos. El hombre lo miro y soltó una carcajada y le dijo: ese árbol para nada sirve ni tan siquiera para leña. Su madera es tan mala que no tiene rigidez y de nada se rompe, Sus hojas no sirven para hacer ningún tipo de té porque es sumamente amarga y hace daño al estomago. Convertirlo en leña es sumamente peligroso porque su humo es venenoso. El otro hombre volvió a mirar el árbol de nuevo y entonces dijo; sin embargo mira como los enamorados se sientan debajo del los niños juegan y los viejos ven la primavera desde su sombre. Realmente su utilidad no está en lo que se pudiera convertir si no en lo que es un inútil que cobija alegría y tranquilidad para otros.




Muchos se esfuerzan demasiado en ser útil en las cosas del mundo. Y el mundo se aprovecha de ellos y le sacan provecho hasta consumir su madera en el fuego del materialismo y la productividad. Mientras otros solo proveen lo necesario al mundo para vivir y a lo sublime para ser feliz. El que no te puedan sacar provecho para los fines específicos de algo o alguien en común no significa que no eres útil en otras etapas de la vida que te ofreces por voluntad propia. Te pregunto que deseas ser un árbol útil de mueble o leña o un árbol inútil de cobijo, paz, tranquilidad y belleza. La decisión es tuya.
0