Meditacion sin Compasion = Fracaso



En la india era una bendición tener a un sabio iluminado o un renunciante que buscaba la iluminación en los pueblos. Ellos entendían que esa luz que ellos emitían al meditar se dispersaba y afectaba a todo para bien. Un día este renunciante se detuvo en la puerta de una casa a pedir algo de comer. Le abrió una mujer de mediana edad, sintiendo se bendecida por aquella oportunidad la mujer le ofreció que se quedara en su propiedad. Le dijo que tenía una choza que podía ofrecerle para que meditara y que no tendría que preocuparse por nada que ella se lo supliría todo.

Pasaron 10 anos y la mujer con mucho amor le proveía todo al renunciante. El solo se dedicaba a meditar y sus prácticas complementarias. Un día la mujer se pregunto si todo lo que había hecho por él lo había llevado a la iluminación. Un día una sobrina pasaba por ahí y le confesó que tenía muchos deseos de sexualidad, pero que no había encontrado como desahogarse o alguien que le explicarle cómo manejar esta energía. Leer mas

0