Quien Soy? (Meditacion)



Ayer mientas me sentaba a meditar en un sauna pude recordar la importancia de meditar en sitios públicos y una práctica para recibir el Nuevo año. La meditación ya es una práctica con marca reconocida, aunque las personas no la utilicen tienen  una idea general de cómo se debe hacer. Así que fue interesante como entrabamos mi esposa y yo a diferentes saunas donde no había personas con posturas de meditación y al salir al menos había una persona con las piernas cruzadas y algún tipo de mudra.  Esto demuestra que una persona en meditación o con una frecuencia vibratoria alta puede afectar aquellos que los rodea. Así que meditemos para poder mejorar el mundo aunque siempre esas personas necesitaran de alguna guía para mejorar su práctica.

Pero mientras meditaba me vino a la mente una meditación que es estupenda para despedir este ano.  En la cual podremos vaciarnos de todo aquello que pensamos que somos mientras aprendemos sobre que realmente somos nosotros. Durante el año han sucedido muchos cambios para nosotros aunque sean pequeños detalles. Cambios que han hecho que nuestra mente usa para reforzar lo que pensamos que somos  o crea otras ideas de lo que somos.

La práctica es sumamente sencilla pero se requiere ser lo suficientemente inteligente para mantenerse solo como observador de lo que tu mente tenga que decirte sobre ti. Solo escucha y no te envuelvas en una conversación. Cuando no tenga nada que decir disfruta el silencio por un momento y luego vuelve a preguntar; QUIEN SOY?

Instrucciones:

1.       Si no está acostumbrado a meditar y se distrae fácilmente busque un sitio en donde nadie lo interrumpa. Uno de los mejores sitios para meditar es frente a un cuerpo de agua preferiblemente la playa.
2.       Busca una posición en la que puedas estar bastante relajad@ sin dormirte, acostado para principiantes no es una buena idea ya que nos tendemos a dormir.

3.       Concéntrate en relajarte totalmente y a observar tu respiración. Cuando ya te sientas bien relajado hasta la pregunta quién soy.

4.       Observa lo que tu mente te tiene que decir y no te relaciones con ello, Cuando llegue el silencio y nada ocurra por un minuto vuelve a preguntarte
5.       Repite esto hasta que cada vez que preguntes solo escuches el sonido de tu respiración.

Esta práctica se puede llevar a cabo en pareja. La diferencia es que se puedan tomar turnos unos con otros.  Así puede ser más interesante ya que nos podemos concentrar en mantenernos centrados y escuchar la pregunta y como nuestra mente reacciona a ello.
Espero les sea de utilidad y cualquier experiencia que esto produzca en ustedes no olviden en dejar su comentario. 
0