La Medicina Para Vencer La Muerte.





Ayer mientras veía la película del Patriarca del Zen Dogen volví a recordar esta historia de gran valor e influencia en mi vida.

Una mujer se acercó desesperada a Dogen a pedirle que por favor salvar a su hijo de la muerte, que la medicina que le había dado el doctor no le estaba hacienda efecto. Le dijo que su trabajo era salvar las personas y que por eso debía salvar a su hijo. Dogen la miro y le dijo seriamente: Solo existe una manera de salvar a tu hijo que encuentres una familia en el pueblo donde ningún familiar o allegado haya muerto y le pidas la medicina que usan para curar las enfermedades. La mujer desesperada emprendió su búsqueda.  

Cuando termino su búsqueda fue a donde Dogen y le reclamo que no pudo encontrar a esa familia y que su niño había muerto. Un discípulo se adelantó a responder y le dijo eso era lo que quería el maestro que aprendieras que no existe familia donde la muerte no haya llegado. Dogen tomo al niño y una lagrima rodo por su mejilla.

Esta película a la que pude dedicarle tiempo con mi esposa, una práctica bastante cotidiana para nosotros, el de ver películas con este tipo de temáticas. Fue una película que me con movió mucho y me reafirmo en mi percepción de la espiritualidad. Dogen pudo haberle dicho a ella rezare por ti, o ve al templo y rézale a la estatua del Buda azul o cualquier otra creencia dependiente. Pero sin embargo utilizo el momento pera ensenarle una verdad que la puede ayudar a liberarse. Exhibiendo compasión al compartir su dolor a través de una lagrima.

Dogen trajo a china el verdadero Budismo, que se traduce a una sola cosa Practica, Practica, Practica. De esta manera se lo explica al gobernador que le pregunto cuál era la diferencia entre su Budismo y el ya establecido en la China al cual le contesto el verdadero budismo no te hace dependiente de personas, creencias o fe. Nosotros nos sentamos, sentamos y sentamos hasta llegar al buda esencial a través de la mente en blanco. No creo que él hubiera avalado la iluminación a través del hopono opono o a través del Reiki, meditaciones guiadas  o a través de baños cuánticos. Pura mente era vaciarse llegar a la nada despojarse de los accesorios.

Esa es mi percepción de la espiritualidad. Él no me hubiera engañado prometiéndome abundancia monetaria, salud permanente, magia que me mostraría la verdad. Solo me prometería que podría dirigirme a conocerme realmente. Mientras veía la película sentí una energía que me anclaba y expandía, esa que uno siente cuando entra en estados alterados de conciencia. Comprendía que la lucha por la esencia de la espiritualidad la práctica y el desapego siempre será el camino directo. Que todo lo demás son accesorios y entretenimiento. Pero que como El Shiham Dogen debemos compartir su dolor y exhibir compasión.

Abajo le comparto el Link  de esta magnífica Película mucho mejor que cualquier otra película de cambio o de información que podamos compartir por la red. Gracias a mi hermano en la senda por compartirla y ojala le dediquen el tiempo a esta hermosa película mis iguales.
0