El Entretenimiento de la Violencia en Facebook



La fina linea entre lo privado y lo publico esta por desaparecer. Ya la mayoría de las personas usan los medios sociales para el entretenimiento. Más claramente para entretenerse mirando la vida de los demás que componen el mundo virtual. Estamos cada vez más adictos a la información que nos impregna de emociones sin importar lo profanas o superficiales que puedan ser.

Se hace viral un video de una adolescente pegandole a otra por un número 40 likes que le darían autorización a ejercer violencia para poner el video en Facebook. Esto le ha causado a ella y su hermana algunos días en la correccional. Pero qué ha sucedido con aquellos que pagaron con likes el video de esta niña sin juicio.  Dicen que sin demanda no se crea la oferta y bueno al parecer la demanda se hace cada vez grande.

Diariamente vemos videos de maltratadores de niños mujeres y animales por la red. Los compartidos son inmensos y los comentarios son igual o mas salvaje que el video publicado. Cosa contradictoria a cuando vemos alguna película de terror donde se torturan, degollan o someten a las más creativas flagelaciones a sus víctimas. La calidad de largometraje será analizada con el nivel de crudeza la violencia haya sido descrita en cada una de sus escenas. Así que ya estamos acostumbrado a ver la violencia desde una perspectiva entretenida.

Las fotos de niños con defectos corren por la redes sociales. Los pedidos de me gusta para recaudar fondos por el infortunado aumenta como el número de ignorantes que piensan que facebook tiene algun programa con tales beneficios. He visto fotos de mas de dos anos circulando con el mismo mensaje de por un like un dólar. Nos hemos acostumbrado tanto a creer tan ligeramente en las palabras que por más que intentemos en no caer en los fraudes somos víctimas de ellas.

La violencia en todo sus sentidos desde el querer obligar al otro a cambiar de opinión o piense como tu, hasta la violencia que lleva a cegar la vida de otro ser viviente. Se a convertido en un bien de intercambio. Hace algunos 15 años atrás no se permitian imágenes de cadáveres o cualquier otra índole que pudiera afectar nuestra sensibilidad. Pero al parecer nos hemos hecho cada vez más insensibles. Pedimos a gritos que nos presenten las fotos de los cadáveres  por que tenemos derecho a la información por más cruda que sea. Por no decir que tenemos derecho al entretenimiento y no deseamos utilizar la imaginación para observar la cruda realidad. Quizás es que con tanta información ya no creemos nada por eso necesitamos ver las fotos de Osama muerto o a Chavez embalsamado para recordarle.

Lo curioso de todo esto es que al menos el “bullying” siempre ha existido en las escuelas. Solo que antes todo se resolvía con date a respetar o ignoralos. El ir a mi padre a decirle que me estaban molestando me hubiera parecido ridículo porque era como si no fuera hombresito suficiente para resolver mis asuntos. Pero al menos esos asuntos se quedaban en la escuela. No había manera de hacerlo más públicos era un entretenimiento sólo de los estudiantes que tenían la suerte de ver la violencia en sus diferentes manifestaciones. Que podían ser desde verbal hasta físicos.
Pero hoy en día queremos tener acceso a cualquier información que nos ayude a olvidar que la vida puede ser injusta, dura y sin sentido. Esa rabia la podemos desahogar mirando a otros desembocar esa violencia y personas o objetos impersonales. Para reprocharles de igual manera con toda la rabia y furia que llevamos por dentro que el halla descargado esa violencia en otra personas con las mismas incertidumbres preocupación y vida a la nuestra. Porque todos somos la víctima y el victimario al mismo tiempo. En un mundo sin violencia moriría nuestra personalidad y nos convertimos en otra cosa. Pero hasta que la violencia no sea nuestra adicción no podremos adquirir otra.
0