Vipassana, Observar la realidad el camino por excelencia.



Hace 7 años cuando empecé el camino del auto descubrimiento Osho me introdujo a la auto observación. Me mostró el camino de observar las emociones a sentirlas, a ser total con ellas. Me mostró el camino de sentir de afinar la mente al sentir. El afinar la sensibilidad hasta sentir lo sutil de la energía. El camino de estar consciente a cada movimiento. El expandir el enfoque de mi mirada y recibir totalmente el paisaje que se me mostraba. El escuchar los sonidos sin identificarse sólo el penetrar dentro de mi. Mis experiencia en aquellos días mi avance en este camino era vertiginoso, era un tren a toda marcha.


Hasta que un día se contamino qué promesas de mejores tecnicas y cuando uno esta sediento, cuando uno aún tiene ambición de ser algo la seducción de estas desviaciones de tu camino son inevitable. Pero el camino tiene una manera única de llevarte de nuevo a donde debes de llegar.


Vipassana significa observar. Esta técnica es la herencia directa de Gautama el buda para erradicar los Ankaras del deseo y de la evasión. Estos tipos de Ankaras son los que crean la miseria en tu vida. Vipassana es el arte de observar las cosas tal como son sin aferrarte o evadir lo que sientes.


Para mi sorpresa el Vipassana no es otra técnica new age como pensaba. No es otra técnica de imaginación o de abandono del cuerpo. Para más decir no es una técnica placentera para un principiante aunque ofrezca sensaciones de placer. La herramienta preferida de la técnica es el cuerpo y su realidad que la mayoría de las veces es dolor. Sentarse por una hora en una sola posición sin moverse. Observando cada pulgada de tu cuerpo te hará descubrir de seguro dolores y sensaciones agradables que jamás habías pensado que existieran en tu geografía.


Sentir el dolor o de sensaciones placenteras en tu cuerpo no es lo difícil. Aunque sentir un espasmo por una hora sin la mente correcta puede ser una tortura para cualquiera. Si aceptas el dolor con la misma ecuanimidad con que aceptas el dolor sin deseo de que se valla o sin deseo de evadirlo. Solo observando aceptando el dolor va disminuyendo aunque no siempre desaparece por completo. Esto solo ocurrirá cuando tu mente este totalmente en calma y puedas entender que siempre ocurrirá cosas dolorosas y que solo podemos aceptarlas tales como son. Ver la realidad tal y como es.


Gautama cuando se realizó debajo de aquel Banja dijo voy a quedarme inmóvil hasta que realizarse la última verdad. El cuerpo no miente el es el primero que siente cada emoción, cada momento de estrés, aunque la mente ignore el cuerpo es quien acumula toda la carga psicológica. Los otros sentidos nacen del cuerpo.


El observar el cuerpo como el objeto de meditación para ir más allá de los vaivenes de la vida cotidiana. El poder observar que el cambio es inevitable que podemos sentir algo en este instante y si lo observamos detenidamente pasara. De igual forma la en la vida todo esta en un movimiento constante todo cambia. Aceptar este cambio a través del no desear o el evadir los placeres o dolores de la vida. En solo observar entendiendo profundamente que esto también pasará es el propósito de esta práctica.




La mente no será reactiva a sensaciones de placer o dolor siempre mantendrá un estado de ecuanimidad. Ecuanimidad significa que no generará ni deseo ni evasión por la sensación o emoción. El advaita vedanta nos explica esto de igual manera. La dualidad de las emociones positivas o negativas son solo creaciones mentales. El estado real en contacto con lo eterno es el estado en donde te mantienes en el centro y la frecuencia del amor pueda de esta manera expresarse.

La técnica debe ser practicada y entendida este artículo no busca dar instrucciones de como se lleva acabo la practica. Solo explico su explicación lógica y aplicada a la vida. Pronto estaré ofreciendo en Puerto Rico un curso de un 6 semanas de meditaciones comparadas que incluiran meditaciones de visualización, respiración, enfoque o desenfoque y de observación de la realidad. Todas ellas basadas en tradiciones establecidas y con un registro de resultados que las preceden.  Los interesados en participar del curso o de ofrecer el curso en sus localidades pueden escribir a info@friccioncreativa.com
0