La Duda instrumento de la OSCURIDAD


La oscuridad utiliza un instrumento para alejarnos de la luz. Este instrumento es el más poderoso y el más efectivo utilizado por las fuerzas del mal a diario. Esto es la duda la cual nos hace cuestionar si Dios es real o si merecemos su gracia. Esto nos lleva a alejarnos de el por pensar de que no nos merecemos lo que nos sucede o nos condenamos pensando que nos suceden las cosas porque no somos de su agrado.

Para entrar en esta dinámica de la duda existen dos maneras. Una de ellas es la más fuerte a mi entender. Estas son las pruebas que surgen en nuestras vidas las cuales no podemos entender por qué nadie tiene explicación por que suceden. Nadie sabe por qué caen sobre nosotros estas pruebas pero sabemos que el propósito es hacernos fuertes en nuestra relación con Dios además de hacernos paciente. En estas situaciones donde sentimos que Dios nos abandona creamos la duda de su existencia y nos condenamos porque no podemos entender porque nosotros debemos de sufrir tal prueba. Pero Dios nos ha mostrado a través de la Biblia sin número de veces las grandes pruebas que les envió a sus hombres y mujeres de Dios. Pruebas que pudieran parecerles a muchos pruebas de condenación de parte de Dios. Pero confiaron en sus promesas probaron su aguante y paciencia siendo al final bendecidos por EL. Santiago 1:2-4 nos dice  “2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.”

La segunda forma en que se la alimenta la oscuridad a través de la duda es la tentación. Esta ataca la carne con placeres no permitidos por hacerle daño a nuestra relación con Dios. Cuando caemos en tentación nos condenamos y pensamos que ya el creador no querrá nada con nosotros. Nos alejamos porque dudamos de que él nos pueda perdonar. Pero él nos dice en Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Nos dice que cualquier falta será perdonada por Dios sin reproche después de que lo hagamos de una manera sincera. Entonces por qué condenarnos por qué dudar. Las pruebas son un misterio y las tentaciones con tan solo alejarse de ellas como profecía de tu amor a Dios es suficiente.  

No dejemos que la oscuridad nos venza transfiramos la condenación por la revelación que no importa lo que hagamos cada día es una oportunidad de ser mejores. En esta vida tenemos infinitas oportunidades para lograr ser el mejor hombre o mujer de Dios que podemos ser. Bendiciones a todos porque siempre lo han sido y siempre lo serán.
0