La Verguenza, Veneno Silencioso.




La verguenza puede parecer algo de solo algunos momentos. Podemos pensar que la verguenza solo nos acorrala cuando hacemos algo sumamente estupido. Pero no es asi la verguenza esta a diario en nuestras vidas. Vivimos en una cultura donde en el no seguir los patrones sociales nos hace vulnerables a la verguenza. Nos averguenzan por no llenar los estandares de bellezas, generos, educacion, economicos entre muchos otros marcos de referencias sociales. Nos averguezan desde que empezamos la vida. Y cada una de esas verguenzas nos van acorralando y levantando muros en nuestra personalidad. Nos hace alejarnos. Nos haces confinarnos en nosotros a no confiar a nadie. Nos destroza la autenticidad. Nos hace abandonar cosas que nos gustan hacer por el miedo de que nos critiquen salvajemente y nos hagan sentir menos. Nos hace ser menos creativos no nos atrevemos a dibujar, a cantar, o hacer algo que nos gusta hacer por que alguna vez alguien critico y nos hizo sentir avergonzado. Entonces tomamos demasiado seria la opinion de esa persona y somos capaces de abandonar nuestros sueños.

Tenemos que aprender a ser resilientes a la verguenza a entender que vivimos en una sociedad que solo se compone de la competencia. Debemos de saber quienes son las personas que realmente pueden opinar en nuestras vidas. Quienes despues de un momento en que nos sentimos avergonzados por ser autenticos y unicos nos recuerda que somos eso. Debemos de derrumbar las murallas y permitirnos ser vulnerables. No es justo dejar al lado nuestra autenticidad por que no va acorde con los conceptos de otros. De igual manera debemos de eliminar nuestros conceptos de lo que debe ser y de lo que no. Debemos dejar de vivir en la dualidad que nos lastima y lastima a otros. Hemos utilizado la verguenza como un medio de corregir, de ser lideres, de imponer creencias. Hemos creado un mundo de personas con murallas. Debemos de ser abiertos inclusivos y entender que todos tenemos espacio de ser en este mundo lo que queramos despues que no lastimemos al progimo. Que la manera correcta de vivir es aquella donde podemos ser vulnerables a que no acepten lo que somos y aun asi seguir sintiendo, viviendo y siendo sin importar que nos puedan lastimar.
0